EL IVA, ese amigo inseparable

Siempre vemos al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) de mala manera, como si de un enemigo se tratara. Sin embargo, si te paras y lo piensas, ves que si en la declaración de IVA te sale a pagar es, por norma general, que has ingresado más dinero del que has gastado para conseguir esos ingresos (otra cosa es que tengas trabajadores a cargo…ese es otro tema) por lo que estás ganando. Ahora, es verdad, que psicológicamente cuando te llaman de la asesoría y te dicen «te toca pagar de IVA tantos euros» pues te hace un pinchazito ahí dentro del estómago ¿Verdad? Sin embargo, tienes que saber y asimilar que el IVA no es tuyo, es de Hacienda. Cuando tu pones tu precio no has de incluir el IVA, no. Por ejemplo, eres informático y decides que tu hora cuesta 30,00 euros la hora, por lo tanto la factura por una hora de servicio sería 30,00 euros más el IVA. Los 30,00 euros son para ti, el IVA es de Hacienda. Otra cosa es que estés de acuerdo en que Hacienda tenga que llevarse ese tanto por ciento o no, ese es otro cuento. Por lo tanto, si de todas las facturas que emites apartas el IVA, por ejemplo, en otra cuenta corriente, cuando la simpática asesora te llama y te da la buena nueva ¡ya no te asustarás! porque ya tienes el dinero guardado para eso. Es más, a final de año te llevarás una grata sorpresa porque recuerda que tú también has tenido gastos con IVA, y ese IVA resta el IVA de tus facturas por lo tanto, generarás una caja positiva que podrás destinar a lo que tu quieras. Y veís, el IVA ya se ha convertido en nuestro amigo.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: