Nada es tuyo excepto tu vida

¿Estás viviendo la vida que quieres?

Nada es tuyo excepto tu vida

¿Te has parado a pensar alguna vez si lo que haces día tras día es una rutina o es realmente lo que quieres hacer? No hablo de una utopía, no hablo de cosas imposibles, no hablo por hablar, si estás vivo puedes alcanzar tus sueños, puedes hacer lo que de verdad te gusta. No está todo inventado, no está todo hecho ¿Os imagináis que Marie Curie hubiera imaginado que todo estaba hecho? ¿Y si lo hubiera pensado Thomas Edison? ¿Y el que inventó las sombrillitas de los martinis, de los combinados, de los aperitivos? ¿Os lo imagináis?

Lo importante de caerte es levantarte. De una caída se aprende mucho, más que si no te tropiezas y te caes. Si quieres algo toma la decisión de ir a por tu sueño, de conseguirlo, busca cómo hacerlo y hazlo, si quieres algo, ve y consíguelo. No digo que el camino sea fácil, pero sí te aseguro que tu vida estará más llena, será más plena, y estarás haciendo aquello que quieres hacer. Y deberás levantarte cada vez que te caigas. El poder no está en los demás, los obstáculos tampoco los ponen los demás, el poder, el mayor poder está en ti «Tanto quien dice que puede, como quien dice que no puede, tiene razón» (Confucio)

No te levantes cada día y sigas yendo al trabajo, y sigas viviendo tu vida cómo si fueras una máquina, añorando tus sueños, olvidándolos, ya ni recordándolos ¿Te acuerdas de lo que querías? No hagas eso, no te rindas. El esfuerzo merece la pena, el esfuerzo te hará sentir, te hará feliz, te hará vivir. No hay soluciones mágicas, todo depende de ti, no se trata de qué tan fuerte golpees, se trata de qué tanto puedes aguantar los golpes y seguir adelante (Rocky). Y tu sueño comienza tomando una decisión y tu sueño te costará tu mayor esfuerzo.

Recuerda que nada es tuyo excepto tu vida, que las cosas materiales no llenan, no sirven ¿Cuántos reyes han muerto? y al otro mundo no te llevas ni el coche, ni el palacio, ni la casa… nada es tuyo excepto tu vida, tu mujer no es de tu posesión, tu marido no es tuyo, tus hijos tampoco son tuyos… sólo tu vida es tuya, solo tú puedes manejar tu vida.

Recuerda que va a llegar el día en el que ya no estés en este mundo y entonces no podrás hacer ni deshacer, decir, ni no decir, aprovecha el momento, intenta ser feliz, busca tu sueño, camina hacia él.

¿Acaso Mandela se rindió en la celda?

La libertad se consigue cuando se hace lo que realmente quieres.

By 3efe

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: