Abar Aranburu

Hoy os quiero hablar de alguien especial, una persona que conozco hace tiempo, una persona que da gusto que entre en la oficina o encontrarla por la calle o en un bar, como si es en el otro extremo del océano, siempre tiene una sonrisa y esa mirada…esa mirada de niño inocente, sano, sin mala…

¿Y la próxima aventura?

¡Hola! Entre rotura de fibras, cierres aproximados de años y acumulación de tareas ¡Ando sin tiempo! Puede ser que para los Reyes pida que los días tengan 35 horas… Sin embargo, no creáis que me olvido del blog, de poner algo que os evada un poco de vuestra realidad.  Bueno, a lo que iba, ya…