Vivienda habitual

Estamos en plena campaña de renta, en unos días, concretamente cuatro días, ya podremos presentar declaraciones de renta. Hoy os voy a hablar un poco de lo que se entiende como vivienda habitual cara a la deducción que la Hacienda Foral de Gipuzkoa establece.

Vivienda habitual

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la deducción se aplica sobre la que es nuestra vivienda habitual y no sobre cualquier casa con hipoteca que tengamos a nuestro nombre. Y ¿Cuál es nuestra vivienda habitual? Se considerará aquélla en la que los miembros de la familia tengan su principal centro de intereses vitales, relaciones personales, sociales y económicas, vamos, dónde, de forma habitual, se hace la vida. Y es vivienda habitual aquélla en la que se reside durante un plazo continuado de tres años (exceptuando situaciones como fallecimiento, boda, cambio de empleo…) y además, se podrá decir que es nuestra residencia habitual cuando ésta se habité, de manera efectiva y con cáracter permanente, en un plazo de doce meses, contados desde que se adquirió o se terminaron las obras. En los dos casos que a continuación se exponen también se considerará como vivienda habitual:

  • Cuando fallezca el contribuyente o se produzcan otras circunstancias que impidan habitar la vivienda, por ejemplo, divorcios, bodas, cambio de empleo…
  • Cuando el contribuyente disfrute de otra vivienda por razón de empleo. Una vez que se cese en dicho empleo se empezará a contar el plazo de doce meses.

La deducción por adquirir la vivienda habitual se podrá aplicar hasta el momento en que se produzca la circunstancia que nos obligue a cambiar de vivienda. Esta deducción será de un 15% sobre las cantidades invertidas en la adquisición y un 15% sobre los intereses pagados, con el límite máximo de 1.500,00 euros o, si eres menor de 35 años o titular de familia numerosa el porcentaje sube a 20% y el límiete anual a 2.000,00.  Si la casa fue aquirida antes del 01 de enero de 2012 este porcentaje será del 18% con el límite de 2.160,00 euros. Si eres menor de 35 años o titular de familia numerosa la deducción será del 23% y el límite será de 2.760,00 euros.

Hay que decir que, de la cantidad solicitada como hipoteca, tendrá derecho a deducción la parte necesaria para financiar la compra de la vivienda, es decir, si la casa vale 300.000,00 euros y yo pido una hipoteca de 400.000,00 euros hay 100.000,00 euros que no tienen derecho a deducción. Otro ejemplo, si la casa vale 300.000,00 euros y yo he entregado 50.000,00 euros de mis propios fondos y solicito un préstamos hipotecario de 300.000,00 euros, sólo 250.000,00 euros tendrán derecho a deducción por que sólo me hacían falta 250.000,00 euros para pagar la casa (50.000,00 ya los aporté de mis ahorros).

Y para acabar os cuento que es lo que NO se considera vivienda habitual:

  • Los gastos de conservación o reparación como pintar, arreglar la calefacción, los ascensores…
  • Las mejoras como poner puertas de seguridad, contraventanas…
  • Los garages, trasteros, jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas, y, en general, los anexos o cualquier otro elemento que NO forme con la vivienda una finca registral única. Esto es, si compras una vivienda y un garage y en las escrituras figuran como dos fincas diferentes, el garage no entra dentro de lo que es vivienda habitual, por lo tanto, el dinero destinado a su compra no se puede tener en cuenta a la hora de aplicar la deducción correspondiente. Sin embargo, si compramos una casa y un garage y en las escrituras se dice que es una única finca registral, todo será nuestra vivienda habitual y todo el dinero destinado a su compra podrá ser objeto de deducción, si así corresponde, claro.

Resumiendo-resumiendo podemos decir que la vivienda habitual es esa en la que haces la vida, sólo es una finca y sólo te deducirás por la financiación necesaria para su compra.

By 3efe

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: